Regreso a la Comarca

« ¿Se acuerda de la Comarca, señor Frodo? será pronto primavera. Los huertos estarán todos en flor y en la avellaneda los pájaros tendrán listos sus nidos. Comenzará la siembra estival de la cebada en los bancales. La degustación de las primeras fresas con nata. El sabor de las fresas ¿lo recuerda? »
–Sam Gangi.

Logotipo del quinto tramo del Camino del Anillo
Tolkien escribió literatura fantástica, y hay quien le criticó pensando quesu obra tan solo era aceptable para un público juvenil o para un reducido grupo de frikis o fanáticos, una literatura de evasión, que aleja de la realidad. Nosotros pensamos que habla de la realidad, ayuda a entender y a entendernos, explica la experiencia de cada uno de una forma bellísima y sugerente. Leyendo a Tolkien nos encontramos inmersos en las grandes cuestiones de la vida… y esto no es sólo una percepción nuestra.
«Es evidente que nos enfrentamos a un uso erróneo de las palabras, y al mismo tiempo a una confusión de ideas. ¿Por qué ha de despreciarse a la persona que, estando en prisión, intenta fugarse y regresar a casa? Y en caso de no lograrlo, ¿Por qué ha de despreciársela si piensa y habla de otros temas que no sean carceleros y rejas? El mundo exterior no ha dejado de ser real porque el prisionero no pueda verlo. Los críticos han elegido una palabra inapropiada cuando utilizan el término “evasión” en la forma que lo hacen; y lo que es peor, están confundiendo, y no siempre con buena voluntad, la evasión del prisionero con la huida del desertor.» Del ensayo de J.R.R. Tolkien Sobre los cuentos de hadas (versión de 1964) explicando el concepto de “Literatura de evasión”
« ¿Se acuerda de la Comarca, señor Frodo? será pronto primavera. Los huertos estarán todos en flor y en la avellaneda los pájaros tendrán listos sus nidos. Comenzará la siembra estival de la cebada en los bancales. La degustación de las primeras fresas con nata. El sabor de las fresas ¿lo recuerda? » –Sam Gangi.
Mapa que muestra las 2 posibles rutas de primer día

El regreso a la comarca

Gondor – Hobbiton
(Torrelaguna – l Berrueco)

16,2 km

Aún no has acabado el Camino del Anillo. En la ciudad blanca, como puede verse en su Iglesia y principales construcciones, has recibido una misión. Ahora partes de ella para volver a la comarca. Pero antes te espera una sorpresa. Algo de Mordor queda en nuestro mundo.  Cuando pases de nuevo por las tierras de Patones de Arriba (si viniste de la DELEJU lo verás por primera vez) y enfiles la subida a las montañas llegarás a la Atalaya desde la cual ahora si podrás ver de verdad la torre de Barad-Dur sin impedimentos, y entenderás tu misión, la que has de cumplir antes de regresar a Casa y a los puertos grises que conducen a Valinor…

¿Por donde debo de ir?

Hoy tienes por delante un desnivel de 400 metros y una senda estrecha que te llevará entre jarales de regreso a Patones, puedes tomarte un segundo desayuno allí (los bares suelen abrir a las diez) pero no has de retrasarte por te queda la ascensión del valle que separa Torrelaguna de la Comarca. Cuando corones la última loma llegarás a la Atalaya del Berrueco. Puedes entrar dentro y subir a su techo. Mira al sur y verás el destino que te está aguardando. Aún queda deshacerte de tu anillo, y para ello debes enfrentarte a tu Mordor particular, que seguramente hayas descubierto allí donde en el sur acaba la vegetación que te ha acompañado estos días. Aquí tomaste fuerza, aprendiste el valor de una comunidad que quiere hacer un mundo mejor… ahora regresa a casa. Vuelve tus ojos al norte y enfila la bajada hasta Hobbiton, sigue la senda del Genaro hasta aquel primer paso de Sam del que saliste.

Para completar tu camino, debes seguir el camino Rojo


Sal de Torrelaguna buscando los cerros camino junto al canal y adéntrate en la primera entrada que puedas al camino que discurre por el valle entre cerros hasta Patones. Iras rodeado de jaras por una senda estrecha desde aquí hasta Patones de Arriba. Luego, tan solo debes girar 90 grados a tu izquierda al entrar en Patones para enganchar con la senda del Genaro y ascender unos 300 metros de desnivel. Pasarás por un valle, por el que los orcos dejaron su rastro pues la poca vegetación arbórea que queda todavía tiene restos de estar quemada, pero tras cruzar la carretera M133 verás que la ascensión te lleva a ver de nuevo una atalaya y a sus pies al norte, por fin tras ver tu destino, podrás regresar a la Comarca, a Hobbiton siguiendo la ruta del Genaro.

Perfil altimétrico de la ruta A del primer día