Llegar a Lorien

«En un invierno así ningún corazón hubiese podido llorar el verano o la primavera. En todo lo que crecía en aquella tierra no se veían manchas ni enfermedades ni deformidades. En el país de Lorien no había defectos.»  
Logotipo del quinto tramo del Camino del Anillo

La vida es una aventura inesperada

«-Nada se ve que pueda guiarnos – dijo Gimli-. Bueno, tenemos que detenernos otra vez y pasar la noche. ¡Está haciendo frío! -El viento viene de las nieves del norte -dijo Aragorn. -Y antes que amanezca cambiará al este -dijo Legolas-. Pero descansad, si tenéis que hacerlo. Mas no abandonéis toda esperanza. Del día de mañana nada sabemos aún. La solución se encuentra a menudo a la salida del sol.» Aragorn, Légolas y Gimli persiguen a los captores de Pippin y Merry a través de Roham. El Señor de los Anillos.
La vida es una aventura en la que nadie es capaz de adivinar lo próximo que le espera, ni atisbar el final de muchos de los caminos que se le presentan. Lo más grande que ocurre en la vida siempre ocurre de manera imprevista.
En las historias de Tolkien todo parece estar inclinado hacia un final trágico y fatal, donde el Mal todopoderoso impondrá su lógica de poder frente a un enemigo frágil y a menudo traicionero. En este contexto los esfuerzos de los hombres conducen con frecuencia a la frustración. De repente, en el momento y lugar más inverosímil y a través del personaje más insólito, algo imprevisto ocurre. Algo que no proviene de la heroicidad de los protagonistas, ni de sus cualidades, sus planes o sus fuerza.
Algo que viene de fuera y nos hace a los lectores saltar de alegría, gritar y hasta llorar de emoción. El ser humano no está abandonado a su suerte en la Historia; de un modo misterioso y a través de lo imprevisto acontece la Gracia.

«En un invierno así ningún corazón hubiese podido llorar el verano o la primavera. En todo lo que crecía en aquella tierra no se veían manchas ni enfermedades ni deformidades. En el país de Lorien no había defectos.»

Mapa que muestra las 2 posibles rutas de primer día

Comenzamos el viaje

Moria- Lorien
(Puebla) – (EL Atazar)

14,7km

Salimos de Puebla y debemos bajar el valle del Riato hasta llegar al Atazar y tienes dos alternativas, la de cumbres o la de valles. La de cumbres (azul) coincide con el GR-88 y es la más cómoda y rápida, por que aunque tengas que ascender y cruzar el valle por su ladera este enseguida llegarás a un camino amplio que bajará directo al pueblo del Atazar y desde el cual si está atento podrás ver muy a lo lejos los restos de la torre de Barad-dûr, pues aunque aún no lo sepas es tu destino, pues aún tienes que deshacerte de tu anillo y terminar de transformar en este mundo lo que queda de Mordor cerca de ti.

¿Por dónde debo de ir?

Puedes ir por el GR ( azul) o recorrer la “Senda del cartero) que discurre por el Valle del Riato

Para el tramo Azul, tendrás que ir por…


El valle, aunque eso no te va a quitar una pequeña ascensión al inicio hasta coronar la ladera oeste. La senda del cartero es un viejo camino trazado por los moradores de Puebla y Robledillo para comunicarse entre ellos, sacar carbón y llevar correo. Verás el mimo con el que hicieron los tramos construidos con piedra de pizarra superpuesta. Un kilómetro pasado el mirador del mallorquín, podrás pasar por el puente de los enanos (si las zarzas no lo han vuelto a invadir) o esquivarlo caminando por la carretera hasta volver a cruzar la senda del cartero. Luego puedes continuarla hasta cruzarte con la senda del Genaro que te llevará de nuevo al fondo del valle del Riato y de ahí al Atazar, o como lo llaman los viejos elfos “Elátazhar”.

Perfil altimétrico de la ruta A del primer día
Perfil altimétrico de la ruta A del primer día
Perfil altimétrico de la ruta B del primer día

Para el tramo Amarillo, sigue estos pasos.


El tramo Amarillo es un pequeño atajo que te quitará cinco kilómetros de la Senda del Cartero hasta empalmar con la senda el Genaro, pero esta vez en el fondo de Valle. Tiene una dificultad, durante un kilómetro andarás sin camino, por el bosque con ayuda de tu GPS. Es tu camino si eres aventurero.

Perfil altimétrico de la ruta B del primer día

Para el tramo Rosado, tendrás que ir por…


Las cumbres. Este es el camino más sencillo, con menos pérdida y más directo. También encontrarás los restos de construcciones antiguos de pizarra superpuesta para esquivar el desnivel de las laderas en el camino y podrás bajar al Atazar cuando ya lo tengas a la vista por una senda a la derecha del camino principal que atraviesa su dehesa y sus arroyos. Desde lo alto si tienes suerte entenderá donde está el Mordor al que debes llegar y deshacerte allí de tu anillo.

Perfil altimétrico de la ruta A del primer día
Perfil altimétrico de la ruta A del primer día